Así funcionará el nuevo sistema de salud en Estados Unidos tras el reemplazo de “Obamacare”

Cortesía lp | POR AGENCIAS / REDACCIÓN DLP

En Foto Trump Obama

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó, el jueves, un proyecto de ley impulsado por el presidente Donald Trump para reemplazar el sistema de salud conocido como Obamacare.

Una versión anterior del proyecto republicano para derogar el plan sanitario adoptado durante la presidencia de Obama fracasó en marzo, boicoteada por la oposición tanto de moderados como de conservadores dentro del partido oficialista.

Los que apoyan el texto nuevo, que deberá ser analizado y votado por el Senado, lo defienden como parte de un sistema de libre mercado centrado en el paciente.

Nuevo sistema

Continuarán vigentes los puntos claves del sistema de salud actual que ayuda a 20 millones de estadounidenses a tener cobertura, pero ha sido criticado por aumentar las primas y otros costos e incorporará los cambios propuestos por el último sustituto republicano.

No más cobertura obligatoria

En Estados Unidos, el seguro de salud es básicamente privado. Alrededor de la mitad de los estadounidenses tienen cobertura a través de sus empleadores, a menudo a un costo razonable, según la Kaiser Family Foundation.

Un grupo que representa cerca de un tercio de los estadounidenses está cubierto por los planes gubernamentales, ya sea a través de Medicare, para aquellos mayores de 65 años, o Medicaid, el programa de seguros para los pobres.

El resto tiene que arreglárselas por su cuenta: compran seguros o no tienen cobertura y pagan en efectivo sus gastos médicos. Los costos para estos grupos pueden ser muy altos.

Con las reformas de Barack Obama, esas personas deben obtener un seguro de salud o pagar una multa.

Se esperaba que el hecho de obligar a personas jóvenes y saludables a comprar la cobertura de salud serviría para compensar los costos médicos de los estadounidenses más pobres, mayores y enfermos.

Por su parte, el proyecto de ley impulsado por los republicanos que obtuvo media sanción este jueves pretende generar un sistema de créditos fiscales destinado a ayudar a las personas a comprar seguros de salud.

Pero los demócratas advierten que esos créditos son, en promedio, menores que los subsidios incorporados en las primas del Obamacare, especialmente para los estadounidenses mayores que aún no son elegibles para el Medicare.

Mantiene medidas populares

A pesar de los pedidos republicanos durante la campaña electoral del año pasado para acabar completamente con el Obamacare, el proyecto sustituto pretende mantener dos disposiciones muy populares.

Una es la que permite a los dependientes permanecer en el plan de seguro de sus padres hasta los 26 años de edad; la otra impide que las compañías de seguros nieguen la cobertura a alguna persona debido a una condición médica preexistente. Sin embargo, algunos analistas han expresado preocupación por que las reformas propuestas para proteger a esos pacientes serían inadecuadas.

Reformas republicanas

Las personas sin seguro no serían multadas bajo el nuevo plan, que ya no obligaría a la cobertura individual.

El liderazgo del Partido Republicano convenció a varios escépticos con una enmienda que añade un suplemento de 8.000 millones de dólares en cinco años destinados a cubrir los costos de seguros para personas con enfermedades preexistentes.

Los estados podrían solicitar la exención de algunas disposiciones que eran claves en el Obamacare, incluida una que exigía una cobertura mínima de servicios considerados esenciales, como la atención de maternidad y los servicios de emergencia.

También serían capaces de optar por no seguir una regla que prohíbe a las aseguradoras cobrar más a los que tienen problemas médicos.

En esos estados, las aseguradoras podrían, por lo tanto, ofrecer planes de cuidado más baratos, potencialmente más mezquinos.

Tendrían que crear programas alternativos para mitigar los riesgos de las aseguradoras con pacientes de “alto costo”, que podrían agruparse en “consorcios de alto riesgo” subsidiados públicamente.

Obamacare permitió la expansión de Medicaid, un programa de atención médica administrado por los estados para individuos y familias de bajos recursos.

La próxima semana, cuando el Senado discuta la medida, seguramente el texto adoptará otras enmiendas.