OEA llama a congresistas a reconsiderar Nica Act

Redacción Central

En Foto  Foto: EFE / END Ampliar  Un grupo de congresistas reactivó la Nica Act.

Foto: EFE / END Ampliar
Un grupo de congresistas reactivó la Nica Act.

Respuestas. La propuesta de ley que condiciona los préstamos de organismos internacionales a Nicaragua fue presentada otra vez ayer. La OEA expresa que “no constituye un aporte constructivo” y el gobierno nicaragüense la califica de “intromisión destructiva en los asuntos nacionales”.

La Secretaría General de la OEA “expresa su preocupación ante la reactivación del proceso legislativo en el Congreso de Estados Unidos del proyecto de ley conocido como Nica Act”, reza el pronunciamiento emitido la tarde de ayer.

El despacho del organismo interamericano considera que “el proyecto de ley, en el contexto de la presente legislatura, no constituye un aporte constructivo a los trabajos que el Gobierno de Nicaragua y esta Secretaría General vienen realizando en materia de cooperación para el fortalecimiento democrático, electoral e institucional en el país, que tienen como referencia directa los principios y valores de la Carta Democrática Interamericana”.

En febrero pasado, el Gobierno de Nicaragua y la OEA firmaron un memorando de entendimiento que incluye cooperación en las áreas política, electoral e institucional durante los próximos tres años. En noviembre próximo, cuando se celebrarán las elecciones municipales, una misión de este organismo observará los comicios.

“Desde esta Secretaría General se invita a los legisladores patrocinantes del proyecto a reconsiderar los aspectos necesarios que permitan al Gobierno de Nicaragua y a la Secretaría General contar con los tiempos y espacios necesarios para llevar adelante el trabajo acordado entre ambas partes”.

La iniciativa de ley Nica Act fue presentada ayer ante la Cámara de Representantes con el respaldo de 25 congresistas, entre estos Ros-Lehtinen, Albio Sires, Jeff Duncan, Debbie Wasserman-Schultz, Mario Díaz-Balart, Frederica Wilson, Carlos Curbelo, Ted Deutch, Ted Yoho, Tony Cárdenas y Gus Bilirakis.

En septiembre pasado la Cámara de Representantes aprobó una versión similar a esta legislación de manera unánime, pero no llegó al Senado, un paso clave para su posible aprobación.

El gobierno nicaragüense declaró ayer, en un comunicado, que “este grupo de congresistas pretende vulnerar el derecho de Nicaragua” y de esa forma obstruir la promoción de “la democracia, el diálogo, las alianzas y la búsqueda de consensos”.

La representante republicana Ileana Ros-Lehtinen señaló el año pasado que dicha ley impediría a Nicaragua el acceso a fondos internacionales, a menos que el gobierno nicaragüense haga reformas que promuevan la democracia y el respeto a los derechos humanos.

De aprobarse tanto en el Congreso como en el Senado, tendría que ser ratificada por el presidente Donald Trump. Solo si este la aprueba Nicaragua perdería fondos de cooperación de instituciones estadounidenses y préstamos de organismos internacionales, en los que el Gobierno de Estados Unidos puede ejercer veto.

Un comunicado divulgado en el sitio oficial de la congresista Ros-Lehtinen enfatiza que la Nica Act propuesta ayer “va un paso más allá de la versión anterior que Albio y yo presentamos en el último Congreso”, pero que no prosperó por el cierre legislativo de Estados Unidos de 2016.

Lo que dice la ley

La iniciativa contempla que el presidente de Estados Unidos instruirá a los directores ejecutivos de las instituciones financieras “a usar su voto, voz e influencia para oponerse a cualquier préstamo para el beneficio del Gobierno de Nicaragua que no esté relacionado con las necesidades básicas humanas o para promover la democracia”, a menos que el secretario de Estado certifique y reporte a los respectivos congresistas de los comités del Congreso que el Gobierno de Nicaragua está tomando ciertas medidas.

Entre estas medidas estaría “realizar elecciones libres, justas y transparentes observadas por entidades nacionales e internacionales creíbles” y “promover la democracia, así como un sistema judicial y electoral independiente”, fortalecer las leyes, “respetar el derecho a la libertad de asociación y expresión y combatir la corrupción investigando y procesando a los funcionarios gubernamentales que son acusados creíblemente de corrupción”.

Más: Los grandes retos inmediatos de Nicaragua

La iniciativa de ley indica que estarían sujetas a esta disposición instituciones financieras internacionales como el FMI, el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo y el BID, entre otros.

Una vez que el proyecto es introducido empieza un proceso para entrar en vigor, pues deberá ser aprobado por la Cámara Baja, luego por el Senado y finalmente tendría que ser ratificado por el presidente Trump.

Una amenaza

El Gobierno de Nicaragua, en su respuesta de ayer a la introducción de la iniciativa de ley, manifestó: “Al presentar la Nica Act 2017 este grupo de congresistas pretende vulnerar el derecho de Nicaragua, nuestro pueblo y gobierno, a continuar desarrollando nuestro modelo cristiano, socialista y solidario, donde la democracia, el diálogo, las alianzas y la búsqueda de consensos, garantizan tranquilidad, armonía social y esperanza”.

Lea: Daniel Ortega califica la Nica Act como una “propuesta irracional”

La vicepresidenta Rosario Murillo afirmó que la Nica Act “es una amenaza más de las muchas que a lo largo de la historia se han cernido sobre Nicaragua, en el afán de las mentalidades imperialistas de apropiarse de nuestro país. Es un nuevo intento de concederse el derecho de intromisión destructiva en nuestros asuntos nacionales”.

“Nicaragua seguirá siendo baluarte, ejemplo y fortaleza de la estrategia de seguridad de Centroamérica y del continente nuestro americano, trabajando, como lo hemos hecho, y lo seguimos y seguiremos haciendo, para combatir el narcotráfico, la delincuencia y el crimen organizado, y para fortalecer fronteras que impidan el avance del terrorismo internacional”, añadió al leer la comunicación oficial